Predecir la Tragedia: Pronósticos de la Violencia en Colombia

Rodrigo Uprimny, haciéndole una crítica a la metodología que usó el gobierno de Iván Duque para concluir que el número de homicidios de líderes sociales en Colombia ha disminuido en el último año, afirmaba lo siguiente: “La muerte de un solo líder social es  inaceptable y por ello es terrible discutir sobre lo correcto o incorrecto de las cifras de asesinatos de líderes sociales, pues el debate numérico puede ocultar la tragedia humana detrás de cada homicidio.” Yo sentía exactamente eso hace tres años, cuando me dio por tratar de estimar cuál podría ser el impacto del acuerdo con las FARC en la violencia de Colombia, específicamente en el número de homicidios. Por momentos pensaba que ese “debate numérico” era una vulgar simplificación de un horror que sacude la vida de miles de personas. Cuando compartía los avances de mis resultados en Facebook, lo hacía con cierta vergüenza, casi excusándome por tener la osadía de proyectar la violencia del país en unos fríos cálculos numéricos.

Esta entrada es la segunda parte de la que escribí la semana pasada: La Semilla de la Duda. Si no lo has hecho, tal vez quieras leer esa primero.

Tres años después siento exactamente lo contrario. La violencia en Colombia es un asunto del que se habla con mucho adjetivo calificativo, con muchas palabras vacías y ambiguas,  con mucha grandilocuencia, pero con muy poco número duro. Sin embargo, la magnitud de la tragedia social en Colombia debido a la violencia es tal que pertenece ya más al mundo de la estadística que al mundo de la lírica. Cualquier persona que esté conmovida por la violencia en Colombia, necesariamente tiene que hacer el esfuerzo de interiorizar los números que la describen, porque estos son los únicos que pueden abarcar en espacio y tiempo la globalidad de las víctimas. Contrario a lo que pensaba hace tres años, el debate numérico en este tema no es opcional. Negarse a ver y entender estas cifras, cualquiera que sea la excusa barata que se tenga (“yo no sé de números”), es la forma más solapada de ocultar la tragedia humana que vivimos.

Proyecciones de Homicidios

Como lo expliqué en la entrada anterior, en el 2016 estaba frustrado de no poder ver por ninguna parte a nadie que se le midiera a decir algo concreto sobre la evolución de la violencia en Colombia firmados los acuerdos de paz. Finalmente, después de algo de trabajo, yo hice mis propias estimaciones y saqué mis propias conclusiones. En esta entrada quiero compartir de nuevo estos resultados, para luego contextualizar lo que ha pasado en los últimos tres años y ganar una mejor perspectiva del futuro.

La siguiente figura muestra el histórico de homicidios en Colombia desde 1990 hasta 2015, y dos proyecciones a futuro bajo dos escenarios: Con acuerdo (i.e., sin conflicto, línea verde) y sin acuerdo (i.e., con conflicto, línea roja) Más adelante explicaré más detenidamente cuáles eran los supuestos de ambos escenarios, pero posiblemente el lector podrá tener una idea intuitiva de que es lo que cada uno de ellos involucra. (Estas proyecciones las calculé en Agosto y Septiembre de 2016.)

14441117_10154414995645169_5969609410663662294_n

¿Qué tan acertadas resultaron estas estimaciones? Mi cálculo mostraba que, firmado el acuerdo, habría entre 2016 y 2018 un acumulado de 36,449 homicidios en Colombia. Esta cifra no está lejos de los números que fueron reportados para esos tres años por Medicina Legal (35,035 homicidios, i.e., sobreestimé en 4%) y el Ministerio de Defensa (37,562 homicidios, i.e., subestimé en 3%). La siguiente tabla muestra los números en detalle en cada año, y se puede ver que mis estimaciones oscilan entre los reportados por ambas fuentes.

Screen Shot 2019-08-15 at 22.48.58

Mis estimados para los siguientes dos años, 2019 y 2020, son 11,918 y 11,810 respectivamente. Los números que calculé de 2021 en adelante tienen mucha más incertidumbre y no confío mucho en ellos, sin embargo, la tendencia que veía era que la caída de homicidios era tan lenta, que posiblemente no veríamos menos de 10,000 homicidios antes de 2025.

La Metodología

Los datos son el combustible de cualquier modelo de predicción, y para el análisis de la violencia en Colombia hay varias fuentes que se consiguen en línea, aunque eso implica muchas veces digitar manualmente reportes que se encuentran por ahí, en formato PDF. Los números los recogí de Medicina Legal, el Ministerio de Defensa, el Registro Único de Victimas, la Policía Nacional, el Centro Nacional de Memoria Histórica, y el DANE.

Los datos más difíciles de conseguir fueron los de homicidios de civiles debido al conflicto. El Ministerio de Defensa, por ejemplo, lleva desde 2003 conteos separados de combatientes y civiles, pero no separa a los civiles entre aquellos que murieron por causa del conflicto y aquellos que no. Después de buscar por todas partes esta información, resolví escribirle al Centro de Memoria Histórica pidiendo estos datos, y cuál no sería mi sorpresa cuando un par de semanas después me respondieron con la tabla completa de muertos por el conflicto, que se remonta hasta 1958.

Screen Shot 2019-08-15 at 22.19.37

Para hacer las proyecciones, construí una serie de total de homicidios ponderando varias fuentes (línea negra en la siguiente gráfica), y luego otra de lo que serían las muertes debido al conflicto (línea roja), en la que incluí tanto combatientes como civiles. Con esas dos series de tiempo, construí una tercera, que reflejaría los homicidios fuera del conflicto (línea verde).

14368790_10154414995285169_2460995313327249530_n

Para hacer la proyección del escenario “sin conflicto”, extrapolé a futuro una regresión logarítmica sobre los 15 años anteriores de esa tercera serie de tiempo (línea verde). Y para el escenario “con conflicto”, partí de dicha proyección “sin conflicto” pero incrementándola con las tasas que se veían en el pasado, asumiendo que estás aumentarían en el mismo orden que habían disminuido (i.e., la tasa de muertes por conflicto que asumí para 2016 era la misma de 2015 la línea roja; la asumida para 2017 era la misma de 2014; la asumida para 2018 era la misma de 2013, y así sucesivamente).

Mejorar el Modelo

Comencé a trabajar en este proyecto enfocándome en un evento particular, que fue el acuerdo de 2016 con las FARC. Ya en alguna próxima entrada hablaré sobre mi interpretación sobre ese punto en específico, sin embargo algo me hace pensar que, al menos durante la próxima década, una herramienta como esta va a ser fundamental en estructurar ideas de lo que pasa en Colombia. Con eso en mente, hay varias cosas que se quiero mejorar en mi metodología.

Una falencia que tiene este modelo es que ignora el mecanismo de retroalimentación de la violencia. Dicho de otro modo, hay evidencia de que después de ciertos niveles, la violencia se amplifica y se expande territorialmente a regiones que se encuentran cerca de los focos de mayor criminalidad.

Por otra parte, creo que sería mucho más útil (aunque tal vez no mucho más preciso) un modelo que fuera “bottom-up”, es decir que modelara la violencia a nivel local, en municipios por ejemplo, y luego se fueran agregando los estimados hasta lograr una imagen de todo el país. Un modelo así permitiría incorporar más precisamente los motores de violencia más frecuentes, como la cercanía a zonas de cultivos de drogas, o las particularidades geográficas, como ser región fronteriza con Venezuela. El problema de armar un modelo así es la falta de datos, sin embargo tal vez sea posible hacer el ejercicio para ciertos departamentos críticos.

Hay otros tecnicismos que debo mejorar (por ejemplo, no es adecuado hacer el cálculo en el total de número de muertos sin normalizar por el total de la población) y en algún momento voy a describir con más detalle todos los cálculos que hay detrás. Como ya lo dije antes, la clave para el exito de cualquier modelo de predicción es tener acceso a bases de datos de alta calidad, que estén debidamente curadas y documentadas. Yo no las he podido encontrar facilmente, así que también quiero publicar los datos que he podido recoger, así tal vez le sean utiles a otros.

¿Por qué nadie más lo ha hecho?

Hasta el día de hoy no he podido encontrar referencias sobre proyecciones  de violencia en Colombia, o literatura sobre como se podría modelar bajo diferentes supuestos. Me imagino (o más bien, espero) que tales modelos existen al interior de los ministerios y direcciones gubernamentales que están en primera línea de defensa. También me imagino que deben haber académicos que han hecho esta tarea por un largo tiempo, sin embargo no he podido dar con los trabajos adecuados.

Yo no trabajo para el gobierno, ni soy académico, y mi especialidad es la matemática, no la criminología, ni la sociología, ni siquiera la economía. Por eso tal vez me puedo dar la libertad de hacer algunos cálculos y hacerlos públicos, porque al final de cuentas ni mi reputación, ni mi estabilidad laboral dependen de esto. Sin embargo, para un director de una entidad gubernamental, tal vez hacer un pronóstico sobre violencia puede traer más problemas que beneficios si estos resultan equivocados.

O tal vez no. El único pronóstico  que alguna vez he leido sobre violencia en Colombia fue la afirmación que hizo en Julio de 2015 el ministro de Defensa de aquella época, Luis Carlos Villegas, de que “a finales de 2018 [la tasa de homicidios en Colombia] debe ser de 19 por cada 100 mil habitantes, es decir, 9 puntos menos de la [de 2015]”. Esto es, para 2018 el ministro calculaba que el número de homicidios sería un poco superior a 8,500 cuando en realidad fueron más de 12 mil. El ministro subestimó los homicidios en 30%, pero a nadie parece importarle.

Como lo dijo Yogi Berra, “hacer predicciones es difícil, sobretodo acerca del futuro”. Pero esa dificultad no puede detenernos en la tarea de lograr obtener una visión más completa y útil de la gran tragedia que lleva arrastrando Colombia por décadas.

Esta es la segunda entrada en mi serie sobre Violencia en Colombia:

  1. La semilla de la duda: El impacto del acuerdo con las FARC en la violencia de Colombia
  2. Predecir la Tragedia: Pronósticos de la Violencia en Colombia
  3. El Acuerdo de “Paz” que no trae la Paz
  4. Dos terroristas hablan en un bar
  5. Si Colombia Fuera un País Normal
  6. Compadre mata al Compadre
  7. La Comision de Estudios Sobre la Violencia – Una Teoria Popular (Pero Equivocada)
  8. El Origen de la Violencia: ¿Pobreza, Desigualdad, o Debilidad de la Justicia?

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s